INDICE
La vida se parece mucho al jazz... Es mejor cuando improvisas.
George Gershwin
ENEUR_DOSSIER
¬
32
Newsletter

Suscribite a ESTO NO ES UNA REVISTA. Es sólo un click.

Redes
Sonoridades
ENEUR Breves: el dinero no puede comprarme, amor

Antes de que Miley Cyrus se subiera a una bola de demolición completamente desnuda en el tema “Wrecking Ball”, Bruce Springsteen había dejado salir su lado más áspero con la canción Easy Money, en la cual cuenta cómo hombre y mujer se acicalan para conseguir ese dinero fácil que les permita acercarse a ese sueño americano que El Jefe tanto cuestiona.

 

 

Horses (1975) no fue sólo el debut discográfico de Patti Smith, también fue una piedra basal del punk. El último tema del lado A fue Free Money, la visión del dinero conseguido por medios non sanctos para regalarle a su amor aquello que antes no pudo tener. Un tema frenético, que pone en el aire, en la estratósfera, el jet que sólo el dinero puede comprar…

 

 

En ese mismo año, 1975, pero del otro lado del Océano Atlántico, Paco Ibáñez grababa para Moshé-Naïm los doce temas que compondrían La poesía española de ahora y de siempre, un disco que contendría joyas como “Andaluces de Jaén”, “Es amarga la verdad” y “Don dinero”, el poema de don Francisco de Quevedo que exhibe con acidez y precisión los hilos del poderoso caballero.

 

 

En Money Can’t Buy It, la activista Annie Lennox retoma el concepto de lo que el dinero no puede comprar y lo extiende: ni las drogas, ni el sexo y, menos que menos, ese anónimo (para nosotros) al que se dirige la canción. Retirada de Eurythmics, con su disco Diva (1992) colocó sus temas en solitario en lo más alto de los charts. Cosa de chica blanca y rica, según sus propias palabras.

 

 

El rock argentino en español tuvo momentos de zozobra, como el fallido intento de Sandro de traducir “Can’t Buy Me Love”, el tema de The Beatles. Por suerte llegaron muchachos como Billy Bond para (des)ordenar la cancha. Junto a cuatro nenes que luego serían Serú Girán, el Bond ítalo-argentino grabó “Loco, ¿no te sobra una moneda?”, tema que salió de la galera de Charly García y que ya es parte de la religión rockera argentina.