INDICE
Prefiero los viejos maestros, es decir, John Ford, John Ford y John Ford.
Orson Welles
ENEUR_DOSSIER
¬
32
Newsletter

Suscribite a ESTO NO ES UNA REVISTA. Es sólo un click.

Redes
Miradas
ENEUR Alfredo Londaibere y el goce de la pintura
por Ma. Inés Barone

Pintor, curador y maestro de dibujo y pintura, Alfredo Londaibere (Buenos Aires, 1955) inició su recorrido artístico en la década del ochenta, exponiendo sus primeros trabajos en bares y discotecas. Formó parte del grupo de artistas vinculados a la galería de artes visuales del Centro Cultural Ricardo Rojas en sus inicios, en los primeros años noventa, espacio del cual fue curador entre 1997 y 2002.

A lo largo de su extensa trayectoria realizó numerosas exposiciones –individuales y colectivas– en diversos lugares del país y en el exterior. Si bien se autodefine como pintor, sus incursiones creativas atraviesan además el campo de la cerámica, el dibujo, la escultura y también la danza y el movimiento corporal, asistiendo a diversos seminarios y talleres en esos campos desde los años setenta.

“Yo opté por delimitar mi territorio como el de la pintura” afirma Londaibere, y su recorrido se consolida en un corpus de obra muy atrayente. El acto pictórico como algo misterioso y conmovedor trasunta la concepción del artista, que entiende la pintura como “algo esotérico” que no se puede explicar: “Lo ves o no lo ves”. La pintura “es mostración, muestra”; el acto pictórico constituye un fenómeno exógeno al plano intelectual.

Se pone en juego el carisma creador. La figura del artista, inmersa en mundos distanciados de lo corriente, da cuerpo a sus obras donde los elementos plásticos se conjugan de manera sensible. “¿Por qué atraemos, por qué la gente quiere ver cuadros? Es por eso, porque una explicación no lo suplanta…”, reflexiona el pintor.

Formas orgánicas y formas geométricas plenas se articulan armoniosamente en el espacio plástico, donde el trabajo minucioso y cuidado del artista compone imágenes de vibrante color. En su paleta están presentes el azul, el verde, el rojo, el naranja y el amarillo, en múltiples matices.

En la muestra reciente organizada en el Salón Matiz del Alvear Art Hotel se exhibió un conjunto de bellas pinturas con formas florales de gran riqueza cromática. La composición del objeto toma su faz referencial y su deconstrucción geométrica, propiciando la grata convivencia de estilos diversos.

La pincelada trasluce la gestualidad del artista en el acto pictórico. La fuerte presencia matérica en sus telas, la superposición de capas de color y los contrastes lumínicos transmiten la presencia de lo táctil a partir de lo visual. Como expresa Laura Batkis en el texto del material desplegable que acompaña la muestra, “la obra de Alfredo Londaibere hoy es necesaria”.

Las varias décadas de trabajo que viene desarrollando este artista argentino contemporáneo han cristalizado un modo propio de hacer arte. “La muestra de Londaibere se parece a todo lo que viene haciendo desde siempre con un estilo que es el suyo”, resume Batkis.

Para quien no haya podido asomarse al mundo pictórico de Londaibere acercándose a la muestra mencionada, pueden visitar la página del artista: www.londaibere.com


Las citas textuales de Alfredo Londaibere en este artículo corresponden a la entrevista mantenida en su taller con la autora (21 de abril de 2014).