INDICE
El dinero está siempre ahí, lo que cambian son los bolsillos.
Gertrude Stein
ENEUR_DOSSIER
¬
32
Newsletter

Suscribite a ESTO NO ES UNA REVISTA. Es sólo un click.

Redes
Blablablá
ENEUR
Nancy Dossier [2/7]
por Marina Burana

¿Qué mierda tiene el mundo que hay que salvar los silencios con besos? ¿No se puede estar sin estar?¿Hablar o callar sin besar? ¿Sin ir necesariamente a la carne? ¿Por qué carajo tenemos que materializar hasta el amor? O la necesidad de amor... Querés conocer a un tipo y enseguida te pide algo; un beso francés, que de francés no tiene nada porque a los franchutes hay que bancarlos con sus bajones europeizados y sus masivos destierros de sonrisas. Entonces vos estás en un bar, tratando de conocer a un tipo que te pareció interesante y el imbécil quiere más. Quiere más para que los silencios no sean incómodos. ¿Por qué mierda pensamos en lo que debe sentir el otro en esos silencios? A ver, no están en mi cabeza y yo no estoy en la suya, ¿cómo saber? Deberíamos dejar los silencios en paz. Ver qué dicen, a dónde van, creo yo. Pero cualquier lanzado no tiene tiempo de permitirse silencios. Algo hay que hacer, si no queda como un perfecto boludo. Bueno, no señores. No es así. A los silencios hay que respetarlos como vienen. No estoy diciendo que seamos la Madre Teresa, pero ¿no estaría bueno realmente conectar con alguien sin la necesidad del beso salvador? Una vez que te besaron ya cagaste porque el mecanismo se aprende rápido. Cuando el silencio se hace insoportable, están los besos, después, a coger. Pero eso dura un tiempo. Después el silencio vuelve y ¿qué hacés? Se hace todavía más grande porque se dejan (ya no pueden); estás sola de vuelta. Con el único silencio que tal vez valga la pena: el tuyo. No entendemos nada de nada, ¿no les parece? Silencio.
Blableta
por El Conejo Editor

Las fantasías de las muertes por excesos mayormente estuvieron relacionadas con el consumo de alcohol, las drogas y el sexo. Y más aún, con todos ellos juntos. Pues bien queridos lectores, el mundo se está degradando a pasos agigantados, cosa que demuestra el deceso de un anónimo joven chino quien la palmó después de haber pasado varias noches sin dormir para ver un mundial de fútbol en el cual su país no llegó a participar. Supimos, gracias a una médium del barrio, que el amigo oriental se encuentra buscando desesperadamente al pulpo Paul porque su alma no descansará hasta saber quién cornos será el campeón mundial en Brasil 2014.