INDICE
El mundo entero lleva tres tragos de retraso.
Humphrey Bogart
ENEUR_DOSSIER
¬
32
Newsletter

Suscribite a ESTO NO ES UNA REVISTA. Es sólo un click.

Redes
Sabores
ENEUR
Coca tapada de atún con tomate
por Jota G. Fisac

La coca recorre buena parte del mediterráneo español. Las hay dulces, con sus rellenos de crema, frutas confitadas, dátiles, piñones o cabello de ángel; y las hay saladas, de rellenos muy variados en los que no suele faltar la cebolla. Hay cocas abiertas, en las que los ingredientes se colocan sobre la masa extendida, como en la pizza o la tosta, y cocas tapadas, donde dos capas de masa, como en la empanada o la empanadilla, esconden el relleno y la hacen más adecuada para el viaje o la travesía.

Coca, en su acepción gastronómica, significa torta, es decir: masa de harina con otros ingredientes. Visto así, podemos entenderla como una de las posibles variaciones del pan. Y quien haya hecho una incursión culinaria en el mundo del pan quizá sepa que el manejo de la levadura y el amasado, el reposado, el horneado y sus circunstancias, y el resto del proceso encierran siempre un grado de incertidumbre que a veces se transforma en fracaso. Por eso, el descubrimiento hace apenas unas semanas de esta receta con aspecto de fórmula magistral –que además proviene de la sabiduría que se esconde dentro de la experiencia de algunos de nuestros mayores– me parece un verdadero hallazgo.

La receta

Ingredientes:

Para el relleno: 1 cebolla grande, no demasiado seca; 1 lata (400 g) de tomate natural troceado; 2 latas (unos 200 g) de atún en aceite de oliva.

Para la masa: ½ kg de harina de trigo; 1 vaso (200 mL) de aceite de girasol y otro de gaseosa; sal.

Procedimiento:

Picamos la cebolla a gusto y la rehogamos en aceite de oliva o de girasol a fuego medio unos 5 minutos.

Añadimos la lata de tomate troceado y continuamos rehogando el tiempo necesario para que se fría, unos 20 o 25 minutos, subiendo y bajando el fuego y removiendo y machacando un poco el tomate. Cuando está, lo retiramos y dejamos que se enfríe.

Para hacer la masa, ponemos en un bol la harina y añadimos la sal, el aceite y la gaseosa, removiendo con los dedos hasta que formemos la masa, que se cuaja enseguida. La sacamos entonces a la encimera y la amasamos unos 5 o 10 minutos. La partimos en dos trozos iguales, formamos dos bolas y las dejamos reposar 5 minutos.

Aplastamos y extendemos con el rodillo una de las bolas hasta formar la base de la coca, generalmente en forma rectangular, pero siempre en función de la bandeja o el recipiente para el horno.

Untamos bien de aceite de girasol la bandeja del horno (o el recipiente) y extendemos la masa. Ponemos sobre ella el sofrito de cebolla y tomate, cubriendo toda la superficie y esparcimos con las manos el atún (ya escurrido de aceite) sobre el sofrito.

Con la ayuda del rodillo extendemos la otra bola de masa y tapamos la coca, cerrando el borde.

La introducimos en el horno (caliente a unos 160º) y vigilamos su horneado durante unos 40 minutos: los primeros 20 minutos a menos temperatura (160º), subiendo en los minutos finales hasta 180º-200º.

Blableta: la vida por Johanna
por El Conejo Editor

Alejandro Oliveto,  cocinero de vocación, no para de darle alegrías a la Argentina. Cuando parecía que todas las noticias eran sobre el mundial de fútbol de Brasil o sobre el Buitre Griesa y los fondos jueces y viceversa, apareció en La Plata, vaya significante, para darle un vuelco al corazón patriótico de los habitantes de este país. No conforme con haber realizado el Arroz con Pollo más grande del mundo en los inicios del mes de Junio de 2014, unos días después se embarcó en la titánica tarea de cocinar el Guiso de Lentejas más grande del mundo. Dicen algunos osados que está en sus planes batir el récord paraguayo del Pancho más grande del mundo, certificado por la inefable e infalible Johanna Hessling, quien ya certificó “El brindis más largo del mundo”, “La serenata mariachi más larga del mundo” y la “Mayor cantidad de telescopios simultáneos mirando la luna”. “Traer a Johanna a la Argentina va a ser más difícil que batir cualquier récord de cualquier pancho que se precie de tal”, dicen que dijo mientras revolvía el guiso que lo candidatea seriamente a ser el cocinero recordman de la historia argentina.