Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/u953396026/public_html/base.php on line 5

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 2

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 6

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 10

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 10

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 10

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 14

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 18

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 22

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 26

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 30

Notice: Undefined index: seccion in /home/u953396026/public_html/nro039/eneur.php on line 47

Notice: Undefined index: detalle in /home/u953396026/public_html/nro039/eneur.php on line 48
INDICE
Uno siempre espera grandes aventuras, grandes intensidades existenciales, y cuando mira hacia atrás se da cuenta de que en realidad no pasó nada. La literatura es un modo de transformar esa nada en algo.
César Aira
ENEUR_DOSSIER
¬
39
Newsletter

Suscribite a ESTO NO ES UNA REVISTA. Es sólo un click.

Redes
Escritos
 
 
ENEUR
Notice: Undefined index: seccion in /home/u953396026/public_html/nro039/dobleColumna.php on line 52
La historia del checoslovaco
por Jota G. Fisac

Una pesadilla atraviesa la obra de Camus. La historia del checoslovaco le sirve al Meursault de El extranjero (1942) para matar el tiempo, que era, una vez más, todo el problema. Al principio dormía mal de noche y nada de día, pero a los pocos meses de estar en la cárcel, Meursault ha aprendido a dormir dieciséis o dieciocho horas al día, de manera que sólo le quedan seis para matar con comidas, necesidades naturales, recuerdos... y la historia del checoslovaco, un hecho policial relatado en un viejo y amarillento recorte de periódico que había encontrado en su celda y que leía a diario. Faltaba el principio, pero debía haber ocurrido en Checoslovaquia. Un hombre parte de su ciudad natal para hacer fortuna y regresa rico al cabo de veinticinco años. Para sorprender a la madre y la hermana, que han convertido la casa familiar en un hostal, deja a su mujer y su hijo alojados en otro establecimiento y va a encontrarse con ellas. Ni la madre ni la hermana lo reconocen. Para seguir la broma, toma, sin revelar su secreto, una habitación en el hostal. Ha dado muestras de su riqueza como anticipo de la alegría que trae. Por la noche, la hermana y la madre lo asesinan con el objeto de robarle. Al día siguiente se enteran de su verdadera identidad por la mujer, que viene a buscarlo. La madre se ahorca. La hermana se arroja a un pozo.

Durante su estancia en la cárcel, Meursault lee miles de veces la historia del checoslovaco. Lo que le atrae de ella es la sutil y extraña concurrencia de lo inverosímil y lo natural; la paradoja que reúne lo que carece de la apariencia de verdadero (y por ello se muestra falso e increíble) con aquello que sucede comúnmente, de forma regular. Lo inverosímil de lo real junto a la naturalidad de la ficción que conforman nuestras vidas. Meursault lee una y otra vez esa historia y le parece que el viajero ha merecido en parte su destino. “Nunca se debe jugar”, dice. Y con esa afirmación, toma partido y obliga a Camus a escribir El malentendido (1944), la obra de teatro que representa la historia del checoslovaco. Lo obliga a reconstruir esa tragedia inverosímil relatada en el viejo diario y convertirla en natural, como hace el teatro cuando representa al mito. Obliga al hombre a justificar su comportamiento, a encontrar la serie de deducciones encadenadas del juego por el que se pronuncia, y que lo conduce finalmente a la muerte. Pero el desarraigo es una forma de destino. La identidad no se gana con el deseo, ni es inmune al tiempo. Cuando el hijo pródigo vuelve a casa, su confianza en la fuerza de las cosas se vuelve contra él. Siente la sístole y la diástole, aliadas, sucesivas, pero empieza a cuestionarse el orden: quién va primero y quién después. Es el momento en que el tiempo presente de la tragedia se impone.


Notice: Undefined variable: datosAdicionales in /home/u953396026/public_html/nro039/dobleColumna.php on line 112

Notice: Undefined index: seccion in /home/u953396026/public_html/nro039/dobleColumna.php on line 52

Notice: Undefined variable: alturaDiv in /home/u953396026/public_html/nro039/dobleColumna.php on line 157
Matar el tiempo

En los cuadernos de Tarrou, usados por el narrador de La peste (Camus, 1947) para completar su crónica sobre “los curiosos acontecimientos ocurridos en Orán en 194...”, el autor, con una escritura menos clara que la empleada habitualmente para relatar hechos, añade lo que llama apartes de lenguaje o de pensamiento: “Pregunta: ¿qué hacer para no perder el tiempo? Respuesta: experimentarlo en toda su longitud. Medios: pasar las horas en la antesala de un dentista, sobre una silla incómoda; vivir en el balcón las tardes de los domingos; escuchar conferencias en una lengua que no se entiende, escoger los itinerarios más largos y menos cómodos de los ferrocarriles y viajar a pie, naturalmente, hacer cola en las taquillas de los espectáculos y no tomar localidad, etcétera...”

Matar el tiempo es tarea también para el hombre libre, exiliado en su propia patria cuando la peste cierra las puertas de la ciudad instalando en ella la atonía y la indiferencia. La memoria no vale ya nada entonces. Tampoco cuenta el futuro. Solo resta matar el tiempo presente.