Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/u953396026/public_html/base.php on line 5

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 2

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 6

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 10

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 10

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 10

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 14

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 18

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 22

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 26

Notice: Undefined variable: sec in /home/u953396026/public_html/nro039/colores.php on line 30

Notice: Undefined index: seccion in /home/u953396026/public_html/nro039/eneur.php on line 47

Notice: Undefined index: detalle in /home/u953396026/public_html/nro039/eneur.php on line 48
INDICE
Uno siempre espera grandes aventuras, grandes intensidades existenciales, y cuando mira hacia atrás se da cuenta de que en realidad no pasó nada. La literatura es un modo de transformar esa nada en algo.
César Aira
ENEUR_DOSSIER
¬
39
Newsletter

Suscribite a ESTO NO ES UNA REVISTA. Es sólo un click.

Redes
Escritos
ENEUR
Notice: Undefined index: seccion in /home/u953396026/public_html/nro039/unaColumna.php on line 30
El amor puro, de Pascal Quignard
por Diego Singer

Como la anunciación de aquello que permitirá finalmente un nuevo modo de vida, una llamada sorda indica que es momento de retirarse del foco en el que demandamos ser vistos. Los modos de practicar esa huida de los espacios de visibilidad son diversos porque varias miradas nos atraviesan al mismo tiempo. Pascal Quignard sabe de estos movimientos, renunció a ocupar algunos espacios muy prestigiosos en el mundo cultural francés, se retiró a escribir como un monje en su abadía. En el caso de la novela El amor puro operó un desplazamiento de la autoría, la obra está firmada por “Agustina Izquierdo”, cuyo anagrama en francés (oui taisez Quignard) puede traducirse como “sí, cállese Quignard”. Quizás tergiversar el nombre del autor no sea precisamente callar, sino hablar con una voz otra, acallar una voz para que otra pueda surgir antes de la palabra propia.

El concepto de lo puro tiene una rica historia en la filosofía y en la teología. La pureza es una condición rara, difícil de hallar y funciona como garantía, debido a su falta de contaminación y mixtura, de la proximidad de lo sagrado o lo absoluto. Buena parte de esa historia señala al cuerpo como el culpable de la mácula que arruina la pureza del conocimiento o del amor. En esta novela, la historia de amor desafía los cánones tradicionales de la pureza, sobre todo porque uno de los protagonistas es un sacerdote cuyo amor carnal con una criada pone una y otra vez en crisis la pureza del amor divino. Pero el Padre Guimerà también sabía del placer innombrable que repara el retirarse de la mirada de los otros para dejarse llevar por la sensibilidad que sólo las soledades experimentan. En esos momentos lejos de los otros, componía con su laúd una música de una tristeza conmovedora. “Era feliz porque no oía nada humano que pudiera perseguirle y, al mismo tiempo, ningún oído humano podía oírle ni quedar seducido por el dolor de los cantos que, de pronto, se apoderaban de su espíritu.” La música es central en la obra de Quignard, sobre todo como posibilidad de transitar un sendero que aparece como una obsesión en sus escritos: el de lo anterior al lenguaje. La música podría ser entonces la posibilidad de habitar nuevamente una experiencia que desgarra desde su solicitud constante. El deseo de abandonarse a un afecto innominable
.
La música y el amor carnal tienen esto en común: se hacen más intensos con los ojos cerrados. Es la oscuridad la que suspende las categorías tradicionales del juicio, sólo allí el amor puede ser puro. Pero ¿cómo huir de la mirada divina? La omnipresencia de la vergüenza es una lámina delgada y resistente que impermeabiliza la piel. Los encuentros de Lina y el Padre Guimerà ocurren en ese mundo previo al “hágase la luz” en el que todo es posible. Lo que la palabra amor nombra no sería otra cosa más que el encuentro de los cuerpos sin testigos. “Para Lina, el padre era música y noche. En la oscuridad de la noche, el placer le desbordaba y se volvía impaciente. El tiempo restante, era un sacerdote, una conciencia, una corriente de lenguaje, un hombre, es decir, un ensamblaje de miedo a estar solo, de temor al ridículo, de espantos de vanidad, y del perpetuo y angustiado dominio de sí mismo.”

Arena Libros ¬ 2012