INDICE
Un cuadro no se acaba nunca, tampoco se empieza nunca, un cuadro es como el viento: algo que camina siempre, sin descanso.
Joan Miró
40
Newsletter

Suscribite a ESTO NO ES UNA REVISTA. Es sólo un click.

Redes
Miradas
ENEUR
Fotografías: Matt Stuart

Después de que el golpe inicial de las fotos callejeras de Matt Stuart ha pasado, puede despuntar la pregunta acerca del cómo logra capturar esos momentos en que las superposiciones de imágenes crean un instante narrativo tan particular. Es el mismo fotógrafo el que en sus propias palabras da la pista: “Compre un buen par de zapatos cómodos, tenga una cámara alrededor de su cuello en todo momento, mantenga los codos pegados al  cuerpo, sea paciente, optimista y no olvide sonreír”. Con esa sencilla fórmula logra introducirnos en un mundo simbólico en el que la esencia de la fotografía se impone al aluvión tecnológico: el recorte del ojo avizor le gana por goleada al efecto digital. Y es más: lo desafía en su propio terreno, allí donde la edición y el montaje podrían lograr un resultado similar en base a un banco de imágenes, Stuart necesita sólo del instante preciso y la ubicación adecuada; un único click que narra esa condensación fabulosa que la buena fotografía se jacta de captar.

Matt Stuart. Harrow, Londres, 1974.