Miradas
« Nota anterior
Nota siguiente »
De afuera hacia afuera
Tras tanto tiempo mirando de dentro hacia fuera, necesitábamos situarnos propiamente en el afuera y recuperar la visión en lontananza. Convocamos a amigos y lo conseguimos.

Necesitamos exteriores. Hagamos una galería con eso. Invitemos a amigos a que nos manden fotos. Hasta dos fotos cada uno. Exteriores. Del tipo que sean. Me gusta. Llegaron tantas. Elijamos una de cada quien. Todo puede fallar. En los recortes vemos la mirada de estos amigos; nos reconocemos cómplices de ese fragmento de mundo. En esta distancia obligada, esa complicidad toma un nuevo valor. Algunos eligieron su lugar en el mundo; otros sus miradas más personales sobre el mundo; hay quienes comparten ese sitio al que volverían muchas veces y quizás montones de motivos para elegirlas. Se hizo difícil elegir sólo dos, no sabía con cuál quedarme. Un juego. Un caleidoscopio de trazos, momentos y lugares donde nos encontramos a darnos ese abrazo que extrañamos tanto.