Blablablá
« Nota anterior
Nota siguiente »
Poema “enForma”
por Nahuel Sánchez

Cuando vi sangre, mi sangre, por primera / vez / aunque ni por primera ni por última / vez aquella vez como tantas lloré.

enForma

 

La poesía empieza cuando arde la desesperación.
Nací ahorcado por el cordón intestino, lo cortaron y todo empezó ()

Ciertas cosas serias no quiero decir pero en serio me propongo seriamente escribir esas cositas de mezcladora que bombean que relacionan y hacen de esto cuando empezaba a gatear-caminante y ahora que arrastro de a pie.

Infante en mí buscaba o iba o andaba o mejor:
En cuatro en gateo imagino de vuelta que había si algo podía
Ordenar y entonces el juego.
Muñequitos y gente en singular.
Un bastón como todo en relación
—a todo—
y un ente o cosa o ser-querer-ser
—como todo—
no paró ni paré de gritar acá estoy
¿Y?

 

 

Cuando vi sangre, mi sangre, por primera
vez
aunque ni por primera ni por última
vez aquella vez como tantas lloré.

No es mi intención dejar de gritar / Yo.

Digo exagerando o no digo
Ni yo ni esto que escribe ¿Lo mismo?
Nada lo mismo después.

Leí la biblioteca y no supe más nada // Cuando escribí cuando dije:
Soy mi nombre: una catarata al vacío,
un acantilado y una máquina de decir pero
¿Hacer?
¿Sirve-Sirvo?
¿A quién?

Me dejé estar demasiadas agujas el tejido se cose a la deriva en aquel rumor en terror que sin rumbo no escampa.

 

Ese ceño se frunce cuando la seguridad es impotencia.

Hambre engorda y no satisface.

Equilibrio en trinchera con una cuerda de pólvora.

Biografía de un yo que en silencio se canta.

Estilo que destila un olor a no me acuerdo.

Esta tara tartamuda balbucea tal vez.

No letrado en las letras mi fracaso es mayor.
Una vida que trata y se queda en quizás.

Pruebo decir-decidir de cuando en cuanto si algo hay más allá o más acá de esta oración (¿?)

¿Por qué no me sale decir si de decir es lo que soy?